"Porque como desciende de los cielos la lluvia y la nieve , y no vuelve allá sino que riega la tierra, y la hace germinar y producir, y dá semilla al que siembra y pan al que come, así será mi palabra que sale de mi boca, no volverá a mí vacía, sino que hará lo que yo quiero y será prosperada en aquello para que la envié" Isaias55.10-11

Orar la Biblia


Salmos 61

Oh Dios, escucha mi clamor
y atiende a mi oración.
Desde los confines de la tierra te invoco,
pues mi corazón desfallece;

llévame a una roca donde esté yo a salvo.
Porque tú eres mi refugio,
mi baluarte contra el enemigo.
Anhelo habitar en tu casa para siempre
y refugiarme debajo de tus alas.
Tú, oh Dios, has aceptado mis votos
y me has dado la heredad de quienes te honran.
Concédele al rey más años de vida;
que sean sus días una eternidad.
Que reine siempre en tu presencia,
que tu amor y tu verdad lo protejan.
Así cantaré siempre salmos a tu *nombre
y cumpliré mis votos día tras día.

Salmos 62

Sólo en Dios halla descanso mi alma;
de él viene mi salvación.
Sólo él es mi roca y mi salvación;
él es mi protector.
¡Jamás habré de caer!
¿Hasta cuándo atacarán todos ustedes
a un hombre para derribarlo?
Es como un muro inclinado,
¡como una cerca a punto de derrumbarse!
Sólo quieren derribarlo
de su lugar de preeminencia.
Se complacen en la mentira:
bendicen con la boca,
pero maldicen con el corazón.
Sólo en Dios halla descanso mi alma;
de él viene mi esperanza.
Sólo él es mi roca y mi salvación;
él es mi protector
y no habré de caer.
Dios es mi salvación y mi gloria;
es la roca que me fortalece;
¡mi refugio está en Dios!
Confía siempre en él, pueblo mío;
ábrele tu corazón cuando estés ante él.
¡Dios es nuestro refugio!
Una quimera es la gente de humilde cuna,
y una mentira la gente de alta alcurnia;
si se les pone juntos en la balanza,
todos ellos no pesan nada.
No confíen en la extorsión
ni se hagan ilusiones con sus rapiñas;
y aunque se multipliquen sus riquezas,
no pongan el corazón en ellas.
Una cosa ha dicho Dios,
y dos veces lo he escuchado:
Que tú, oh Dios, eres poderoso;
que tú, Señor, eres todo amor;
que tú pagarás a cada uno
según lo que merezcan sus obras.

SALMO 34
Busqué al Señor, y él me respondió;
me libró de todos mis temores.
 Radiantes están los que a él acuden;
jamás su rostro se cubre de vergüenza.
Este pobre clamó, y el Señor lo oyó
y lo libró de todas sus angustias.
El ángel del Señor acampa en torno a los que lo temen;
a su lado está para librarlos.
 Probad y ved que el Señor es bueno;
dichosos los que en él se refugian.
 Temed al Señor, vosotros sus santos,
pues nada les falta a los que le temen.
 Los leoncillos se debilitan y tienen hambre,
pero a los que buscan al Señor nada les falta.
 Los ojos del Señor están sobre los justos,y sus oídos, atentos a sus oraciones;
 el rostro del Señor está contra los que hacen el mal,
para borrar de la tierra su memoria.
 Los justos claman, y el Señor los oye;
los libra de todas sus angustias.
 El Señor está cerca de los quebrantados de corazón,
y salva a los de espíritu abatido.
Muchas son las angustias del justo,
pero el Señor lo librará de todas ellas;
le protegerá todos los huesos,
y ni uno solo le quebrarán.
 La maldad destruye a los malvados;
serán condenados los enemigos de los justos.
 El Señor libra a sus siervos;
no serán condenados los que en él confían.

No hay comentarios:

Publicar un comentario