"Porque como desciende de los cielos la lluvia y la nieve , y no vuelve allá sino que riega la tierra, y la hace germinar y producir, y dá semilla al que siembra y pan al que come, así será mi palabra que sale de mi boca, no volverá a mí vacía, sino que hará lo que yo quiero y será prosperada en aquello para que la envié" Isaias55.10-11

domingo, 14 de septiembre de 2014

Sectas I



"FUI TESTIGO DE JEHOVA DURANTE 13 AÑOS AHORA MI ÚNICA MISIÓN ES DENUNCIAR SUS MENTIRAS"
Antonio Carrera es un ex testigo de Jehová de origen vasco, que a los 28 años dejó de ser creyente católico para adentrarse en los Testigos de Jehová permaneciendo en esta organización durante 13 años.
En la actualidad, es autor de numerosos escritos en los que explica cuál fue su experiencia y cuáles son las grandes mentiras que vivió con el fin de alejar a las ovejas del redil de Cristo de estos falsos profetas. Carrera siempre pide a Dios "que nunca tengan que sufrir el desengaño que yo experimenté al descubrir la falsedad de los testigos de Jehová. Le doy gracias a Dios por su bondad y misericordia, ya que me salvó de hundirme en el ateísmo, como les suele suceder a casi todos los que abandonan la secta de ‘La Atalaya”.
Mi desengaño como testigo de Jehová
Dentro de la organización ocupó altos cargos como dirigente: miembro del Comité de la Congregación, superintendente del campo, siervo de la escuela, organizador de asambleas y conferenciante por toda la zona norte de España: Bilbao, Durango, Munguía, Guernica, Barcelona, Éibar, San Sebastián, Irún, Pamplona, Burgos, Santander... “Visité miles de hogares - explica él mismo- predicando las falsas enseñanzas de la secta y haciendo proselitismo. Durante los 13 años empleé 3,542 horas en predicar, vendí 570 libros, 580 folletos y 3,700 revistas. Y ¿cuántas personas he captado para la secta? No lo sé exactamente".
 Cómo llegué a los Testigos de Jehová.
Para Antonio hay tres tipos de personas que ingresan en los Testigos: los que tienen muy poca formación cultural y son manipulados, los que entran buscando algún tipo de beneficio y los que, como él, entran por curiosidad.
“El primer contacto y las primeras visitas suelen ser deslumbradoras", explica. "Todos son excelentes, bondadosos y amorosos en grado máximo. Pero después nadie se preocupa de uno, excepto para vigilarlo si falta a las reuniones, o si no sale con frecuencia a visitar los hogares para venderles su literatura”. El mensaje que te ofrecen es el de “la salvación por Dios y vivir eternamente en esta tierra, hecha un paraíso después del fin del mundo, que será de un día para otro, aunque lleven 100 años anunciándolo. Entonces la tierra disfrutará de paz, sin enfermedad ni cementerios, pues nadie morirá. Pero, claro, nadie podrá salvarse, a excepción de los que se hagan testigos de Jehová”, le describieron a Antonio. Parte de su negocio es llenar la casa de los candidatos de libros, folletos y revistas que venden con las ideas de la organización: Dejar morir a un familiar antes que ponerle una transfusión de sangre, inculcar odio contra toda religión y gobierno y rompen con amistades y familiares”. Una fanatización que, según explica el ex-testigo, se imparte por medio de una reunión semanal de cinco horas, más lo que tienes que estudiar en casa, el predicar y vender sus libro porque el fin del mundo está cerca y sólo se salvarán los que hagan mucho trabajo a favor del grupo, tal y como señala la Biblia que ellos usan, la cual está previamente falsificada y mal interpretada. Falsos profetas
"Ellos alardea ser profetas, pero sus profecías nunca acaban cumpliéndose a pesar de asegurar que los dirigentes de la secta, son iluminados por Dios, les permite entender la verdad y que las páginas de su revista La Atalaya están reveladas por él”, explica el ex testigo.
Por todo ello, Carrera recuerda las palabras de Jesús: “Cuidaos de los falsos profetas, que vienen a vosotros con piel de oveja, pero por dentro son lobos voraces. Y muchos falsos profetas se levantarán y engañarán a muchos” (Mt 7, 15 y 24). La segunda venida de Cristo y otras falsas profecías.
Un ejemplo clásico es el de la segunda venida de Cristo. Primero creyeron que Cristo había vuelto en 1874, pero de forma invisible. Después anunciaron que para 1914 vendría en persona, corporalmente. La palabra PERSONA, en el original, aparece con mayúsculas. “Como sabemos –explica Antonio Carrera- Cristo no llegó en 1914. Pero hoy, en su literatura, enseñan que sí volvió, pero espiritualmente, de forma invisible. ¿Qué les parece? La mentira siempre se pretende tapar con otra mentira”. El fin del mundo también es otro tema recurrente, lo han profetizado al menos para las siguientes fechas: 1799, 1874, 1914, 1915, 1918, 1925, 1975… e, igualmente, para antes del cambio de milenio. Como vemos, los profetas de La Atalaya han fallado”. Ante la duda, excomunión
En una charla amistosa con un testigo que llevaba ya muchos años en el grupo, este le comentó que en los libros antiguos de la Organización, podía la multitud de cambios y errores en sus enseñanzas, las cuales, según ellos, están inspiradas por Dios. Esto le llevó a entrar en un proceso de grandes dudas, que se confirmaron cuando "por casualidad" cayeron en sus manos algunos libros que databan del 1918. Cuando quiso comunicar su descubrimiento, lógicamente, no le dejaron hablar, lo expulsaron y amenazaron a todos los miembros con la expulsión si tenían contacto.
Afortunadamente con él, salieron su esposa e hijos, así como su hermano Abel, con su familia, y otros. “Dios tiene caminos –concluye Antonio Carrera- que los humanos no podemos conocer. Y siempre le daré gracias por haber descubierto el engaño y haberme liberado de tal atadura”.

Por Antonio Carrera/ vía Periódico Cristiano Uno
Edición Dàmaris Gómez

Nota de la R: Al hablar de sectas cómo de tantos temas conflictivos no es nuestra intención ofender, sino presentar el enfoque bíblico e historias de vida sumado a nuestra experiencia. Creemos que conocer es básico para decidir, también para cambiar decisiones equivocadas. Yo estuve muchos años en una secta y salí gracias a que otras personas  me   abrieron los ojos y luego me ayudaron a  a reconstruir mi mente del lavado de cerebro que tenía. Como una manera de servirles elegimos temas y escribimos para ayudarlos  en las diarias decisiones sobre los temas relevantes de la vida, queda para el discernimiento de cada uno examinar todo, retener lo bueno. Dios los bendiga en esta semana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario