"Porque como desciende de los cielos la lluvia y la nieve , y no vuelve allá sino que riega la tierra, y la hace germinar y producir, y dá semilla al que siembra y pan al que come, así será mi palabra que sale de mi boca, no volverá a mí vacía, sino que hará lo que yo quiero y será prosperada en aquello para que la envié" Isaias55.10-11

sábado, 23 de noviembre de 2013

Iglesia en Casas: Cap.1


Esto te va a doler. Pero solo si no has muerto a ti mismo todavia. 
por Claudio M.López

Es un resumen de algunas reflexiones que compartí con hermanos en reuniones y  también  de forma personal  con hermanos  a través de la web. Esta especialmente enfocado a los que no están dentro de las organizaciones religiosas y buscan vivir la iglesia en otra forma mas sencilla.
Acerca  de la nota que publicamos, surge la pregunta, ¿existe otra vía? Sí existe,  reitero, como lo hago en innumerables ocasiones hablando con hermanos de todo el mundo.
Sí, por supuesto existe otra vía, creo que muchos que no suelen estar a la vista y bien lejos del mundillo de las organizaciones religiosas y  están caminando esa vía en el más asombrosos anonimato.
Como la levadura (reino + discípulos +iglesia) que es invisible cuándo está en la masa (el mundo) de la forma mas adecuada, termina leudadola  toda toda la masa. Mateo 13: 33
Pero lo que también es claro que la vía típica y recurrente de muchos: de salir del cristianismo institucional y buscarse algunas cristianos en la misma situación y fantasear con "nosotros lo vamos a hacer bien, es cuando menos de una inocencia abrumadora".
Recomiendo a quienes les interesa esta reflexión  que lean si no lo han hecho aun este artículo que publicamos hace algún tiempo titulado JoseIglesiaencasa de Frank Viola
http://www.facebook.com/note.php?note_id=483101761644
Hay tan poca gente dispuesta centrarse en conocer al Señor y alcanzar a los perdidos, la inmensa mayoría quieren hacer algo con algunos hermanos y también despotricar contra las instituciones y los líderes de las mimas, con algunos libros de Frank Viola, Gene Edwards y algunos escritores más en la mano.
Semanalmente recibo cartas de gente que quiere formar “el verdadero movimiento iglesia neotestamentearia bíblica y autentica, iglesias en casas, iglesia orgánica, sencilla, sin paredes, simple, la iglesia, la ekklesia, etc.bla, bla, bla. Y ni hablar de los que creen que están en una experiencia de iglesia por interactuar por Facebook con otros creyentes.
Curiosamente hablan de sencillo y orgánico y a la vez huyen de toda forma de relación íntima y real con otros. Personalmente creo que la iglesia no se debate, se vive.
Por lo menos en mi caso después de 14 años fuera de las instituciones, ya no lo hago.
Para debatir sobre la iglesia se necesitan cristianos que estén por esa labor del debate y mientras esos cristianos debaten “que es la iglesia”, Satanás devora sin cesar a la humanidad creada por Dios y muchos encerrados en sus microclimas seguros recitandose versiculos biblicos unos a otros y mientras que a las personas  les es cada vez dificil comprender de que hablan estos "raros".

Es  cierto que dependiendo  en qué etapa del proceso se este, el discípulo de Cristo necesita hacerse preguntas y debatir sobre todo en su interior y también con quienes está caminando el proceso, acerca de la iglesia.
Para esto es indispensable un espíritu enseñable, bien escaso entre muchos creyentes.
Hay muchos creyentes y pocos discipulos , que simplemente significa "gente que quiere aprender, no enseñar.
Repito , tener un espiritu enseñable.
Pero si estas fuera y lo bastante lejos del sistema clerical de verdad, no tienes nada que debatir, solo te concentras en ser, transmitir la visión y la experiencia que vives, en la medida de la gracia de Dios.
Asumo que para muchos esto es “chino mandarín”.
Para algunos debatir sobre la iglesia es casi una especie de deporte que practican, una señal que los distingue es que suelen pescar en la pecera al igual que el sistema de donde dicen haber salido y suelen no alcanzar a nadie con el evangelio y la vida de Cristo que mora en nosotros.Cada opinión merece ser respetada y esta es la mía.
Miles salen del sistema cada día, cada vez mas, ya sea porque se van o directamente los echan. Tanto lo uno como lo otro, es bastante fácil de hacer, sencillamente dejas de ir y crees que te has salido, pero nada más engañoso que eso.
Sacarse el sistema de las entrañas, que es hasta donde nos ha penetrado, es una tarea que suele llevar años de desintoxicación.
Esta otra vía, es algo que literalemte te rompe por dentro, te mata, esta visión acaba contigo y todas tus expectativas acerca de ti mismo, la otra opción es simplemente la de generar otra parcela.
La otra vía, que sí existe, lleva demasiado tiempo para el cristiano occidental medio, que tiene que demostrar que encontró la “forma” correcta".(Una engañosa búsqueda de la aprobación de Dios, que paradójicamente ya nos aprobó en Cristo Jesús)
Pero si le pides a estas personas el número de teléfono de alguien a quien alcanzaron para Cristo en el último año o a quien están acompañando en sus primeros pasos en el caminar con Jesús a los nuevos bebes en Cristo, no te pueden dar ninguno.
Y no hay problema  si no alcanzaste a nadie en los últimos años para Cristo o en toda tu vida de creyente, Dios tiene sus tiempos para cada persona.
El problema radica en que quieras enseñar a otros a hacer algo como se hace que tu desconoces por completo , sencillamente porque nunca lo haz echo.
Se convierten en  "teólogos de la teoría", pero la teología bien entendida  produce discípulos de Cristo, y estos son  muy difícil encontrar. No suelen abundar los que  soportan el anonimato.
Para el final  dejo un extracto de un libro. Que deja algo perturbado al lector , pero a veces es bueno que Dios nos perturbe, yo he aprendido mucho, gracias a las perturbaciones que produjo Dios en mi vida y estas me han permitido pasar a la siguiente lección con El. Porque seguimos a un Maestro y Dios, Jesucristo de Nazaret, que caminaba la vida cotidiana con los suyos enseñándoles.


"Pero aun cuando yo no creo que haya de haber divisiones, duele decirlo, ocurren de todas maneras. Me aventuraría a decir que de las 250,000 congregaciones protestantes que hay en los Estados Unidos, un mínimo de cinco mil a diez mil llegarán a dividirse durante los próximos doce meses, afectando la vida de al menos un millón de creyentes profesos.
En realidad no deberíamos ignorar un problema tan enorme y tan trágico. (Si es que este libro no logra nada más, quizás haga, por lo menos, que en algún lugar algunos hombres sabios empiecen a sacar este esqueleto fuera del armario y a lidiar con él por lo que él es: un importante problema en la familia cristiana.)
Hace algunos años salí de un ambiente más formal de la fe cristiana a esa área infinitamente menor del cristianismo informal. En este minúsculo mundo de cristianos hallé algunos de los más amados creyentes, algunos de los más preciosos grupos y, ciertamente, los más castizos y nobles de todos los obreros cristianos. Pero, al parecer, también me he tropezado con más chiflados, maniáticos y excéntricos, que en todos mis años de trabajar, en docenas de países, con miles de pastores y obreros cristianos que están dentro del cristianismo formal.
Me apresuro a añadir que los cristianos que se encuentran fuera de la experiencia de la iglesia organizada, se dividen mucho más que los que se hallan dentro, y mucho más de lo que cabría esperar jamás si tomamos en cuenta su pequeño número." Nuestra misión (Our Mission) de Gene Edwards

Por último a aquellos que están fuera del cristianismo formal les digo: bienvenido al zoológico de los cristianos que se han ido de las instituciones, que no es ni mejor ni peor que el otro es simplemte el que tu y yo consideramos mas adecuado.
Claudio M. López.
tu hermano en Cristo.

2 comentarios:

  1. Edith gracias por tu mensaje. Ciertamente la Iglesia no se puede refundar, La Iglesia nos la dejo Cristo y lo que nos queda es hacer su voluntad y la del Padre, hasta llegar a la estatura del varón perfecto como nos lo ha encomendado. Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu aporte Fernando, ciertamente la Iglesia no puede refundarse, porque no es nuestra, sino de ÉL. Pero sí podemos repensarla, tratando de adecuarla al espíritu de lo que Dios pensaba cuando la creó como Su Cuerpo y nos llamó "cristianos".

      Eliminar