"Porque como desciende de los cielos la lluvia y la nieve , y no vuelve allá sino que riega la tierra, y la hace germinar y producir, y dá semilla al que siembra y pan al que come, así será mi palabra que sale de mi boca, no volverá a mí vacía, sino que hará lo que yo quiero y será prosperada en aquello para que la envié" Isaias55.10-11

lunes, 12 de agosto de 2013

Pr. David Wilkerson: Estas manifestaciones NO son del Espíritu Santo


"Pero cuando venga el Espíritu de la verdad, él los guiará a toda verdad...Y cuando Él venga, convencerá al mundo de su error en cuanto al pecado, a la justicia, y al juicio" Juan 16

     El Señor Jesús estaba enseñando en este pasaje sobre la obra del Espíritu Santo, el Consolador que vendría a la tierra cuando Él partiera y estaría aquí hasta su regreso.
El Señor fue claro en que la principal obra del Espíritu es convencer de pecado al mundo, y es interesante que no habla aquí del creyente solamente sino que usa la palabra "mundo". El precioso Espíritu trae al mundo entero la convicción del error que lleva al arrepentimiento, doctrina fundamental número uno.
     La presencia de la religión y ausencia de una relación auténtica con Dios puede verse también en que líderes llenos de engaño llevan al pueblo de Dios a buscar experiencias sobrenaturales.  No hay ninguna acepción bíblica para justificar la búsqueda de lo sobrenatural, y muchas exhortaciones a no hacerlo. Cuando el ser humano no es capaz de cimentarse sobre roca, estableciendo intimamente una profunda relación con Dios, empieza a buscar afuera, en el dominio de la carne experiencias que llenen el vacío interior dónde el fuego por Dios debiera reinar. El reino del Espíritu no pertenece a la esfera de los sentidos. No debemos buscar "sentir" como el necio, sino ser llenos de fe. La fe no siente sino que cree.
     Hay un enorme peligro en la avidez por lo sobrenatural y la búsqueda de señales.  Muchos cristianos reemplazan las viejas búsquedas de tales a manos de tarotistas, horóscopos y etc por ir a evento tras evento, iglesia tras iglesia y persona tras persona en búsqueda de, "señales".
“Entonces respondieron unos de los escribas y de los fariseos, diciendo: Maestro querríamos ver de ti señal. Pero Él respondió y les dijo: La generación perversa y adúltera demanda señal; mas señal no le será dada, sino la señal del profeta Jonás.” (Mateo 12:38-40). Y la señal a la que Jesús se refiere es que Jonás fue tragado por una ballena y debió convivir en su nauseabuendo interior durante tres días, por su desobediencia e incredulidad. 
     El mensaje total del evangelio es total y maravillosamente simple: amar a Dios con todo el corazón, la mente, las fuerzas y al prójimo como a nosotros mismos. Y extender ese amor con el que hemos sido llenados al mundo. Amar y obedecer. Es un mensaje simple que necesariamente nos aleja de búsquedas de cosas "nuevas"y grandiosas y debe llevarnos a una vida de piedad, obediencia y un continuo dejarnos procesar por Dios. Esto ya es demasiado para cualquiera de nosotros, no necesitamos más.
Los mandamientos de Dios jamás cambiarán, utilizemos el discernimiento y ocupémonos de lo correcto.



Ver video: Pr. David Wilkerson: estas manifestaciones NO son del Espíritu Santo.
Texto: Edith Gero
Imagen: Beautiful Pic

1 comentario:

  1. Inpactante mensaje en boca de este siervo que ahora está morando con el Todopoderoso.

    ResponderEliminar