"Porque como desciende de los cielos la lluvia y la nieve , y no vuelve allá sino que riega la tierra, y la hace germinar y producir, y dá semilla al que siembra y pan al que come, así será mi palabra que sale de mi boca, no volverá a mí vacía, sino que hará lo que yo quiero y será prosperada en aquello para que la envié" Isaias55.10-11

jueves, 2 de mayo de 2013

Con el ejemplo.


"Prediquen el evangelio en todo tiempo y si es necesario, usen palabras" Francisco de Asis.

     El video de abajo se titula "Lo que no te dijeron en la clase de evangelismo".Y lo que probablemente no te dijeron es que las palabras convencen pero el ejemplo arrastra.
  Nadie puede dar lo que no tiene,  y visto desde esa óptica todo confluye en que la mejor forma de compartir el amor de Dios es vivirlo. Mostrando en nuestras propias vidas ese perfume del Cielo listo para ser derramado, cuidando cada día la lámpara personal  que lleva la preciosa Luz de la esperanza.
La Biblia cronica la tremenda infuencia de Daniel, pero no nos dice que haya hablado de Dios. Su vida, su integridad, era una carta abierta del amor, la misericordia y la Gracia de Dios. 
     No sé cual sea tu posición  pero yo no tengo tiempo para perderlo discutiendo el evangelio, prefiero vivirlo. Creo que el mandamiento mayor es amar, y que el amor es un verbo a practicar, no una doctrina con que convencer. 
     Recuerda, vive el amor de Dios, y si te es necesario, habla.

"Haya, pues, en vosotros esta actitud que hubo también en Cristo Jesús, el cual, aunque existía en forma de Dios, no consideró el ser igual a Dios como algo a qué aferrarse, sino que se despojó a sí mismo tomando forma de siervo". Hechos 2:5-7.


 

Texto: Edith Gero
Imagen: Beautiful Pic

No hay comentarios:

Publicar un comentario