"Porque como desciende de los cielos la lluvia y la nieve , y no vuelve allá sino que riega la tierra, y la hace germinar y producir, y dá semilla al que siembra y pan al que come, así será mi palabra que sale de mi boca, no volverá a mí vacía, sino que hará lo que yo quiero y será prosperada en aquello para que la envié" Isaias55.10-11

martes, 18 de septiembre de 2012

Exposición "Perfumes antiguos, fragancias bíblicas"

Exposición "Perfumes antiguos, fragancias bíblicas"
La historia impresa del perfume se puede leer en la Biblia, y lo expone el Museo Internacional de la Reforma, en Ginebra.
17 DE SEPTIEMBRE DE 2012, SUIZA
 La historia impresa del perfume no se limita al acto superfluo de admirar cuerpos hermosos retratados en revistas de moda, sino que puede leerse a través de las páginas de la Biblia, donde lo profano se convierte en sagrado y donde cada aroma, en apariencia anodino, evoca un encuentro místico.

"Perfumes antiguos, fragancias bíblicas" es el título de
la exposición que el Museo Internacional de la Reforma, en Ginebra, acaba de prorrogar por el gran éxito recibido de crítica y público.

 RECORRIDO DE OLORES
La muestra es, literalmente, un recorrido olfativo por los libros que millones de judíos y cristianos en el mundo consideran los textos más sagrados que existen.

 Los aromas están a disposición del visitante, que puede sentir los efluvios tras o, antes de, haber leído uno de los pasajes de la Biblia donde se le cita .

Todas las esencias de la exposición han sido recreadas por la firma ginebrina Givaudian, líder mundial en la creación de aromas y perfumes, que tiene su sede, precisamente, en Ginebra.

 DOCE INGREDIENTES AROMÁTICOS
 La exhibición muestra doce ingredientes aromáticos que son citados con asiduidad en los textos sagrados judíos, pero también en el Nuevo Testamento.

Una de las esencias más conocidas y que, en la práctica aún se usa, es el incienso, símbolo de la alianza entre lo humano y lo divino. De hecho,  los más   conocidos son la mirra y el incienso  que los Tres Reyes Magos ofrecen al bebé que acaba de nacer en Belén;

La reina de Saba le ofreció al rey Salomón; los Tres Reyes Magos al niño Jesús; Nerón lo utilizaba como ungüento para curarse las heridas de su cara tras una noche de orgía; las iglesias católicas y ortodoxas aún lo usan, mientras que las iglesias reformadas lo han suprimido para concentrar la atención de los fieles a la escucha de la palabra sagrada.

 LA MIRRA
La mirra es utilizada en la Biblia no sólo por los Sabios de Oriente en su regalo al niño.

Figura por ejemplo como instrumento de seducción femenina -lo usa  la reina Esther  como aceite de masajes antes de ir al encuentro del rey Asuero- pero especialmente como ritual, dado que es el principal elemento del aceite de unción, y es ofrecido para calmar el dolor de las heridas de  Jesús   tras la flagelación y durante la crucifixión .

 EL NARDO
También está  el nardo  que usa una mujer para perfumar la cabeza y los pies de Jesús de Nazaret: "¿Por qué este desperdicio de perfume? Se podía haber vendido y distribuir el dinero entre los pobres", se indigna un testigo de la escena.

Y Jesús responde: 'Está perfumando anticipadamente mi cuerpo para la sepultura", cita el Nuevo Testamento.

 Y MUCHOS MÁS
 El arrayán, el bálsamo, el junco, el ládano, la canela, el galbanum, la henna, el azafrán, y el storax son los otros efluvios presentes en la muestra, que también hace descubrir al visitante dos composiciones perfumadas de la Biblia .

El primero es el efluvio del altar de los perfumes y el segundo es el aceite de unción; ambos se citan en el libro del Éxodo en el que se explica el recorrido entre el nacimiento hasta la libertad del pueblo de Israel.

Tras partir de Egipto, y durante el viaje a través del desierto, se establece una nueva relación con "lo divino", y para sellar este encuentro, Moisés le da al pueblo un código con instrucciones precisas para organizar el culto.

El altar de los perfumes y el aceite de unción son los elementos esenciales: sin aceite no hay celebrante, sin perfume, no hay plegaria.

 DE LO SAGRADO A LO PROFANO
En la Antigüedad el perfume responde a cuestiones de orden religioso, sagrado, pero conforme pasan los siglos, las fragancias comienzan a adquirir un valor terapéutico, de higiene y de prevención de contagio de enfermedades, para finalmente adquirir un uso esencialmente hedonista.

Por ello finalmente, la exhibición se aleja de lo sagrado para adentrarse en lo práctico con tres "perfumes históricos", compuestos, muchos de ellos, por varias de las esencias que se presentan individualmente en la exposición.

 El perfume real , muy usado en la antigüedad antes de nuestra era;  el agua de ángel , especialmente apreciado en el Renacimiento; y  el perfume antipeste , uno de los únicos métodos para prevenir esta enfermedad.
© Protestante Digital 2012

 Suscribirse para recibir los artículos en su mail. Las suscripciones a "Desayunando con Dios" han sufrido cambios y necesitamos que vuelva a colocar su mail  en el formulario, Gracias!

No hay comentarios:

Publicar un comentario