"Porque como desciende de los cielos la lluvia y la nieve , y no vuelve allá sino que riega la tierra, y la hace germinar y producir, y dá semilla al que siembra y pan al que come, así será mi palabra que sale de mi boca, no volverá a mí vacía, sino que hará lo que yo quiero y será prosperada en aquello para que la envié" Isaias55.10-11

sábado, 18 de agosto de 2012

¿Teología de la prosperidad?


     "Sacar un texto de contexto, es un pretexto" (para hacerle decir al texto lo que no dice). Si algo detesto de alma es la manipulación de las escrituras, reconocidas universalmente como el único dogma o verdad absoluta. Y más me disgusta que tal manipulación, de lo que  pretendidamente Dios dijo, tenga como fin  conseguir más dinero para fines personales.
     Excusándose detrás del "Amado, yo deseo que tú seas prosperado en todas las cosas, y que tengas salud, así como prospera tu alma" he escuchado afirmaciones como:

"Estamos decididos a erradicar del mundo a la pobreza".
El Señor Jesús dijo: "siempre tendreís pobres entre vosotros", a Su Palabra me remito. Yendo todavía más lejos, le dijo al rico que vendiera todo lo que tenía y se lo repartiera a los pobres.
     La nueva versión de estudio traduce completamente distinto el versículo de la controversia, alejándolo aún más de su fin pretendido: "Querido hermano, oro para que te vaya bién en todos tus asuntos y goces de buena salud, así como prospera tu espíritu". Un simple deseo de bondad expresado por Juan (no por Dios) a un amigo en 3 de Juan 2.
     Bajo la definición de la pretendida "teología de la prosperidad" un pobre que agoniza en un hospital del estado faltándole todo lo básico  ni creyente sería. Estuve en un hospital así un tiempo asistiendo a quienes parten y ví que no todos mueren igual. Ví como los creyentes, aún pobres eran prosperados en una sonrisa llena de paz según su interior empezaba a encontrarse con su Creador.
     Y digo "pretendida teología de la prosperidad" porque teología alude al conocimiento de Dios, y la pretensión de que a Dios le interesa tanto el dinero y que lo tengamos se aleja para cualquiera que indague seriamente en Su Corazón.
     Dios promete a los que creen en El que no serán desamparados, entonces el que tiene  solo una taza de té con un pedazo de pan para su sustento y lo toma agradecido y en paz, también prospera. Como prospera el empresario que con conciencia social alimenta a decenas con un trabajo responsable. Y prospera el anciano alejado de todo en el hogar estatal donde termina sus días (porque otra cosa no puede pagar) mientras sigue creyendo en Dios y le adora en su corazón. Contrario a esto conocí gente de mucho dinero, que la gente vé como "prosperada", y pude asomarme a la miseria de sus interiores detenidos en  la avidez, egoismo y soledad
     He visto repetirse la misma historia en miles de congregaciones. Un lider inicia una obra, luego quiere crecer y empieza a pedir más y más para sostener las estructuras. La prédica de la prosperidad se vuelve una herramienta que necesita para  sostener su visión personal, no la de Dios. Extraño las pequeñas iglesias de antes, con pastores humildes que olían a gente como el Señor, alejados del lujo multimediático de hoy.
     Extraño al viejo pastor húngaro que se pagaba sus propios viajes desde la Capital una vez al año para ver a mis padres y orar por ellos. Él bendijo mi matrimonio y m eregaló mi primer Biblia aunque ni mi esposo ni yo éramos creyentes, viajó solo por amor para bendecir a dos perfectos ateos. El corazón entregado de un pastor verdadero que ha decidido cuidar de la gente a imagen de Su Señor, sabe que su fin es seguir cuidando y no que la congregación crezca. Que bueno por algunos hombres y mujeres que siguen amando y cuidando, a uno o a mil, tengan o no. Me reconcilian con mis creencias personales.
     Finalmente, y remitiéndome otra vez a la Biblia, única fuente de toda razón y justicia,  me permito recalcar que no solo la teología de la prosperidad es antibíblica, sino  que el "pacte con Dios por más!!" que le sigue es más antibíblico todavía.
Más tarde ahondaremos el tema, pero quiero dejar expresado claramente aquí que el hombre no pacta con Dios porque no tiene nada para ofrecer. Los pactos son un acuerdo muto que se sella con algo que ambas partes entregan, generalmente media la sangre. Nada tiene el hombre para ofrecer a Dios. El hombre solo puede pactar con el hombre. Dios sí, unilateralmente y por su amorosa predisposición, pactó con el hombre en sus eternos pactos de amor, perdón y salvación que luego ampliaremos. No podemos pactar con Dios, pero sí podemos prometerle algo. Ahora en un pequeño consejo personal extraido de Su Palabra, si usted le promete algo a Dios...¡cúmplalo!, porque cumplir los votos es el requisito previo a la promesa de que podamos implorar su ayuda en tiempo de angustia.
     Las ofrendas o diezmos que el creyente entrega (hacia donde obviamente se dirige tal teología), son parte de un culto racional y personal como enseñó mi pastor: Presentar oraciones, adoración y ofrendas delante de Dios. Pero tales ofrendas, son algo que cada persona decide con Dios. Porque si la ofrenda no proviene de tal entendimiento, se hace nula delante de Dios, Quien no necesita nuestro dinero, porque Suyo es el oro y la plata, el mundo y los que en él habitan. Para quienes entienen el diezmar y lo entregan con cariño y agradecimiento, también deben entender que el diezmo es una cuestión de obediencia, no de prosperidad. No puedes torcerle la mano a Dios dándole el 12% para que El te lo devuelva con interés.
     A todos nos gustan las casas lindas, la buena ropa y tener asegurado el mañana. Pero nuestros lógicos sueños al respecto no tienen nada que ver ni con una obligación de parte del Cielo ni con los avatares de la vida.
     Lejos de la teología próspera vivimos un mundo decadente y  conflictivo, lleno de pobreza y de gente sumida en angustia y problemas. Las próximas décadas (para el caso que lleguemos) preveen para el planeta una extrema falta de agua para algunas zonas e inundaciones en otras. El hambre y la pobreza fruto de la acentuación de las diferencias sociales crece a un nivel alarmante. Día a día hay cada vez mayor confort y tecnología y menos personas que pueden acceder a ello.
    Si no sabemos abrir los ojos  y con amor compartimos lo poco o mucho que tengamos, no habremos vivido la porción que nos toca en acuerdo con nuestro Creador. No son tiempos estos para levantar visiones personales por encima de la unidad y el amor de los unos por los otros que Dios nos ordenó claramente en el segundo y más grande mandamiento: "Amarás a tu prójimo, como a tí mismo".

por Edith Gero.
Imagen:  1.000.000 Pictures

Franceses deciden alejarse de la teología de la prosperidad
 
El Consejo Nacional de Evangélicos en Francia (CNEF), redactó un documento para eliminar la teología de la prosperidad de las iglesias francesas. Hace casi cinco décadas nació la teología de la prosperidad en los Estados Unidos y ahora se ha difundido en todo el mundo.

CNEF, tiene por objeto regular la doctrina del mundo evangélico francés y por su Consejo francés formado teólogos de diferentes organizaciones religiosas (pietistas ortodoxa, bautista, pentecostal y carismático pentecostal) que elaboraron un estatuto de 30 páginas que fue publicado el 22 de mayo.

El Consejo, ha concluido que es necesario salir de esta teología que se asemeja a la riqueza material con la salvación cristiana e incentiva esa actitud, por lo que les explica a sus miembros las razones por las cuales es necesario alejar de la teología de la prosperidad.

Los errores que tachan a la teología de la prosperidad

El primer error en la teología de la prosperidad, es precisamente esta relación entre la salvación, la prosperidad física y material (la salud y la riqueza), porque la salvación está vinculada al “corazón”, explica Thierry Huser, pastor bautista. Agregando que “la salvación se refiere principalmente a la relación con Dios y la reconciliación con Él por medio de Cristo”.

Thierry también habla de error teológico que enseña que Dios coloca lugares de servicios de prosperidad fiel. “El énfasis unilateral en la palabra de Dios, cuya eficacia reside en su poder de afirmación, puede llevar a tener” fe en la fe “, en lugar de tener “fe en Dios”.

El texto de CNEF, también habla de la expresión utilizada por estas iglesias, al decirles a los fieles que no consiguen lo que busca porque les falta fe. “Los profetas de la prosperidad se protegen a sí mismos de todos los que cuestionan sus promesas. Al contrario, todo el peso de cualquier fallo, es debido a los fieles, que no esperan, no oran, no donan”, dice el fragmento de texto.

El documento también señala otro error de esta línea de pensamiento teológica que Jesús no habló de no tener amor y no adorar el éxito material.

Fuente de Texto e Imagen: Fuerza Latina.  Traducido por NoticiaCristiana.com de Unisinos

4 comentarios:

  1. Que buen tema,estoy totalmente de acuerdo querida Edith pues es muy cierto lo que dices en este articulo.
    Mi deseo que Dios te bendiga grandemente y nuestro Señor te siga usando,visitame.http://xtoparalasnaciones.blogspot.com/
    Besos!

    ResponderEliminar
  2. Buen tema hermana Edith. Felisitaciones,la bendicion de Dios siempre te acompañe,visitame.
    besos.
    thttp://xtoparalasnaciones.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  3. Que bueno, que hayan hermanos y hermanas con la conciencia de predicar el verdadero evangelio y la sana doctrina. Todos los dias surgen Iglesias y predicadores que estan desviando a la gente hacia la senda del infierno y que van como obejas al matadero. - Nos hemos olvidado que un día estaremos frente a Dios, dando cuenta de nuestras acciones -

    ResponderEliminar
  4. Gracias por sus palabras. Es bueno que hayan personas hablando sobre estos temas, a esto se le llama, la sana doctrina y el verdadero evangelio. Veo con tristeza, que todos los dias surgen Iglesias y predicadores que estan llevando a la gente hacia la perdición y van como ovejas al matadero. Parecen haber olvidado que un día estaremos frente a Dios dando cuenta de nuestras acciones.

    ResponderEliminar