"Porque como desciende de los cielos la lluvia y la nieve , y no vuelve allá sino que riega la tierra, y la hace germinar y producir, y dá semilla al que siembra y pan al que come, así será mi palabra que sale de mi boca, no volverá a mí vacía, sino que hará lo que yo quiero y será prosperada en aquello para que la envié" Isaias55.10-11

sábado, 16 de junio de 2012

Los Modernos Comerciantes del Templo de Dios


“No os proveáis de oro, ni plata, ni cobre en vuestros cintos; ni de alforja para el camino, ni de dos túnicas, ni de calzado, ni de bordón; porque el obrero es digno de su alimento”. Mateo 10: 9-10
 Le pido a nuestro Padre Celestial que permita que ésta editorial nos haga reflexionar en lo que está sucediendo en medio de la iglesia cristiana de los tiempos modernos...

 Estas líneas no tiene el propósito de ofender, pero si una persona se siente ofendida, solo porque se dice una verdad delante de la cual muchos prefieren hacerse ciegos, solo le pido a Dios que le traiga a esa persona convicción en su corazón. Esta verdad tiene que decirse, ya no podemos
seguir jugando este juego, y seguir ofendiendo a Dios como lo estamos haciendo. La palabra ministro quiere decir uno que sirve, nunca ha querido decir uno que es servido. Nunca uno que es servido. La iglesia es una asamblea, una unión de miembros, el cuerpo de Cristo. La iglesia no es un centro de negocios, no es una discoteca, no es un lugar de entretenimiento, no es la plataforma de la fama. La iglesia es donde viene el que esta golpeado, el herido en el camino, el despreciado y el rechazado.


En la Biblia cuando alguien se hacia famoso era porque estaba dando la vida por el ministerio. La fama no venia por los títulos que esa persona llevaba, porque lo mismo Dios usaba a un apóstol como a un diacono. Acaso no era Felipe diacono? Acaso no fue llevado este por el Espíritu a donde el Eunuco? Acaso no fue un simple diacono quien bautizo al recién convertido?
Hoy día, los títulos son tan grandes que en lugar de ministros pareciéramos tener a jefes de estados. La retórica se vuelve que somos hijos de un rey, que somos embajadores del rey, que somos miembros del reino, pero el ejemplo del Rey de reyes fue el de nacer en un pesebre y el de limpiarle los pies a sus estudiantes. Hoy somos tan grandes, que se nos ha olvidado todo el concepto de la humildad, aquel que dice que nadie tenga mayor concepto de si del que debe de tener. Hoy en lugar de servir, tenemos que andar rodeados de escuderos.


El mercado de cantantes cristianos se ha hecho más comercial que el del mundo. Cantantes que nunca hubieran vendido más de dos discos en el mundo, en las iglesias se están haciendo ricos. Cuando uno los invita a participar en una actividad, primero pregunta cuantas personas van a ir, y lo siguiente que dicen, estos son mis requisitos. Ni siquiera preguntan a Dios si deben de ir o no. Sus respuestas están basadas en dinero y fama. Cantan que no quieren fama, pero después hacen hasta lo imposible por tenerla. Cuando se les paga lo que piden, van sin consultar a Dios. Además, si el pago es grande, dicen que fue Dios quien abrió la puerta.
Las exigencias para ser contratados ya no son disimuladas como en otro tiempo. Ya dicen lo que cobran y lo que exigen. Los pastores los contratamos con la esperanza de que nos llenen la iglesia, que traigan un avivamiento, pero el problema es que el que viene en la carne solo puede producir cosas de la carne. Al final decimos, fue tremendo, pero donde están los milagros, donde están los corazones tocados y cambiados para toda una vida, donde esta el avivamiento de esa conversión que lo entrega todo, que se rinde por completo al Dios de la Gloria.


Me da vergüenza, cuando leo los requisitos de estos llamados salmistas.
Boletos por X línea aérea.
Salida de tal aeropuerto.
Hospedaje, solo en hotel de primera.
Comidas solo en Restaurantes.
Solo Pastor de la iglesia se puede acercar al hotel.
Muchas emisoras de radio cristiana en Estados Unidos, hacen mas comercio cobrándole al cantante cristiano por poner sus canciones que por vender anuncios de publicidad, algo que es totalmente ilegal en este país. Si un cantante cristiano es demasiado espiritual, no ponen su música, su música tiene que ser comercial, y así mismo se lo dicen al salmista o cantante.
Las portadas de los discos cristianos parecen muchas veces ser sacadas de las mismas portadas mundanas.
Las iglesias se pasan todo el tiempo haciendo retiros, encuentros y conferencias, pero los precios de los mismos son exorbitantes. Ya no solo se procura cubrir gastos, sino que tiene que dejar ganancias. Y decimos que es para Dios.

El Cristo que yo conozco no es así. Mi Cristo comía con las viudas, conversaba con el necesitado, y no exigía nada a cambio, porque el no vino a que le dieran, el vino a dar, y dar hasta su vida.
El Pablo de la Biblia, El Pedro de la Biblia, no exigían comidas especiales, ni hospedaje, ni transporte especial, y ninguno de los ministros de hoy día es mas grande que estos dos hombres.

La Palabra dice que el obrero es digno de su salario. Yo he visto abusos por los pastores. Personas que no cobran y exigen, y a esas personas se les maltrata. Algo tiene que estar mal en esta iglesia moderna...A veces me pregunto si no seria mejor vivir en un mundo donde el legalismo era fortísimo pero donde los cristianos ayunaban, hacían vigilias, se humillaban buscando el rostro de Dios. Los predicadores no eran muy estudiados, casi a ninguno se le decía doctor, hablaban con gramática un poco fuera de lugar, pero la unción del Santo fluía por sus vidas....

Basta ya de vender entradas, las puertas de cualquier evento cristiano tiene que estar abierto para todas las vidas. Basta ya de vender los ministerios, el manto quien lo pone es Dios y el hombre solo lo reconoce. Basta ya de darle tanto crédito al hombre, de exaltar tanto al hombre, basta ya. El único grande es EL.
Te aseguro consiervo mío, que por cada persona que no quiera hacer el trabajo, Dios levanta a dos más que si estén dispuestos a pagar un precio.

Volvamos al camino olvidado, volvamos al principio, a aquella iglesia que confiaba y dependía del poder de Dios, no son las palabras bonitas, no son los ritmos de seducción, no son los eventos, es el poder de Dios, Su Palabra Viva que llega a los corazones!
Dios mío, yo no quiero una iglesia de artistas. Yo no quiero ver a empresarios dirigiendo la obra tuya. Dios mío, no permitas que la farándula cristiana, los personajes de televisión, los empresarios astutos le roben tu gloria a tu iglesia. TUYO ES EL PODER Y LA GLORIA POR SIEMPRE. AMEN.

por  Pr.Pablo Roman Caballero
www.cristianobook.com
www.pablocaballero.com

Nota: Bahía Esperanza intenta en todo tiempo transmitir un mensaje de esperanza, pero el amor real nunca estará reñido con la verdad pura y la justicia, y la fuente de ambas no puede ser encontrada fuera de la Palabra de Dios y sus verdades eternas. Estamos comprometidos en un mensaje que traiga la forma de vivir de Hechos a hoy, una manera fresca, genuina de compartir el evangelio y honrar a nuestro Dios cada día, con nuestro mejor esfuerzo. El equipo de Bahía Esperanza sigue trabajando arduamente para llevarles a cada uno de ustedes un mensaje no contaminado,  y mucho material de crecimiento en forma totalmente gratuita, cada uno considere su camino hoy y clame por ser librado de faltar a nuestro Creador.
Seamos precavidos, cuidemos la esperanza, la fe, la unidad  y salvación que porGracia inmerecida nos fueron regaladas.
El equipo de la Bahía
Escríbenos a: rompeelsilencio2@yahoo.com.ar, y sigue navegando por nuestras aguas.

Bahía Esperanza, Bitácora de la Bahía, Desayunando con Dios, Zona Conciencia, La Respuesta Llega, Viviendo Hechos, Canal en YouTube, Biblioteca de Videos, Biblioteca de Mensajes, Ver reuniones en vivo

Imagen: www.foto-gratis.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario