"Porque como desciende de los cielos la lluvia y la nieve , y no vuelve allá sino que riega la tierra, y la hace germinar y producir, y dá semilla al que siembra y pan al que come, así será mi palabra que sale de mi boca, no volverá a mí vacía, sino que hará lo que yo quiero y será prosperada en aquello para que la envié" Isaias55.10-11

martes, 3 de abril de 2012

El Hijo de la Paz

Esta es la increible historia de como Don y Carol Richardson respondieron al llamado de Dios yendo como misioneros a una tribu totalmente primitiva de Nueva Guinea, que sustentaba la traición como la exaltación del heroismo.
Vale la pena ver esta conmocionante historia sobre traición, venganza, guerra y su evolución al
perdón y la paz. Dios planea reconciliar en El todas las cosas. Estaremos profundizando sobre venganza y perdón en el Home de La Bahía.

Dios nos dío un solo gran mandamiento donde dijo se resumía toda la Palabra y la Ley, "Amarás", el  amor en 3 direcciones especificado en Marcos 12.30-31
Y una sola Gran Comisión o Misión, "Id y haced discípulos...enseñándoles..."
Dios no dijo que nos quedemos entre cuatro paredes peleando por sobresalir y por que lugar nos den o no, nos dijo "Vayan!".  Sí, es necesario congregarse y aprender y adorar juntos, pero, la orden sigue siendo hacia afuera.
Tampoco nos dijo que gastemos un tiempo precioso y corto que tenemos para administrar en juzgar, criticar, o meternos en la vida de los demás. Dios  dijo "Ama!".

El mandamiento mayor y la Gran Comisión o La Misión no son contrapuestos, se necesita mucho amor para poder ir. Se necesita mucho amor para dejar todo lo primario que grita desde las necesidades propias y ocuparse de los demás.  Se necesita mucho amor para ir a otras culturas dejando el resguardo y comodidad de la propia. Se necesita tanto amor en forma de respeto, para aceptar las pérdidas a que cada misionero se expone dejando todo por "ir"... Todos los que de alguna manera trabajamos por llevar el mensaje de paz y esperanza a un mundo oscuro conocemos de sacrificios,  de noches en vela, de llorar mil veces pensando que no podremos seguir y recuperar mil veces más la fe para seguir adelante.  Nadie dijo que sería sencillo. Pero es la orden que debemos cumplir para que todo un día sea plenamente reconciliado en El.

Así que todos  debemos  estar involucrados en misiones. Algunos vamos de diferentes maneras al mundo, y llegamos a él con palabras, música, presencia, ayuda, agua, comida, biblias. Los demás hacemos misiones sosteniendo a los que van. El apoyo económico a los misioneros y las organizaciones de ayuda siempre es poco, porque aún no hemos aprendido cabalmente que amar es dar generosamente.

Cualquiera sea la forma que te fue dada  de "amar e ir", en el comedor para gente sin recursos que armaste en tu casa, yendo a lo más olvidado de la tierra a llevar el mensaje, llevando tu amor y ayuda en diversas maneras, o sosteniendo con tu aporte un misionero; te invito a re examinar hoy el llamado fundamental.
Volviendo a la esencia del evangelio.
 por Edith Gero

Imagen: Free Amazing Pictures

Ver Documental "El Hijo de la Paz"




1 comentario:

  1. IMPRESIONANTE EJEMPLO DE LO QUE DEBE SER UN MISIONERO!

    ResponderEliminar