"Porque como desciende de los cielos la lluvia y la nieve , y no vuelve allá sino que riega la tierra, y la hace germinar y producir, y dá semilla al que siembra y pan al que come, así será mi palabra que sale de mi boca, no volverá a mí vacía, sino que hará lo que yo quiero y será prosperada en aquello para que la envié" Isaias55.10-11

sábado, 21 de enero de 2012

El verdadero ayuno


El ayuno es algo en lo que casi todo el mundo ha incursionado.  Generalmente buscando algo para sí mismo como desintoxicarse, avanzar interiormente o prepararse para estudios médicos.

Pero el ayuno escogido por Dios  es un tema que El mismo ha diseñado y que como todo lo Suyo, cuando intentamos ponerlo en reglas -o ritos, o normas religiosas- perdemos su esencia original.
Personalmente he ayunado  desde hace décadas. Pero siempre lo hice acatando   instrucciones humanas y buscando algo para mí misma. 

Hasta que un día cayó en mis manos un pequeño y precioso libro de la gran misionera Gwen Shaw llamado "Tu cita con Dios".  Esas cortas hojas como es normal en ella hablan de amor por Su Creador  y la evolución de sus ayunos hasta la comprensión de buscar a Dios en ellos y no nada personal.  Buscando un momento  tan a solas de intimidad con El, que la llevó a pedirle a Dios en cada ayuno, una cita con El.  Con tal guía, mi forma de ayunar cambió radicalmente de momentos establecidos por alguien más a pedir una cita y esperar el horario  y formas del Cielo.  Hay tiempos en que ayuno mas, hay tiempos en que no lo hago. No quiero que se vuelva nunca más un rito para mí, sino un instrumento para mejorar mi relación con mi Creador.

Antes entregaba mis ayunos porque eran míos, ahora los ofrezco porque como todo, le pertenecen a Dios.

Te dejo con las palabras eternas de nuestro Dios y Su pensamiento acerca del tema.

El verdadero ayuno
Isaias 58

Porque día tras día me buscan, y desean conocer mis caminos,
como si fueran una nación que practicara la justicia,
como si no hubieran abandonado mis mandamientos.
Me piden decisiones justas, y desean acercarse a mí,
y hasta me reclaman:
"¿Para qué ayunamos, si no lo tomas en cuenta?
¿Para que nos afligimos, si tú no lo notas?"
Pero el día en que ustedes ayunan hacen negocios y explotan a sus obreros.
Ustedes solo ayunan para pelear y reñir, y darse puñetazos a mansalva.
Si quieren que el cielo atienda sus ruegos,
¡ayunen, pero no como hasta ahora lo hacen!
¿Acaso el ayuno que he escogido es sólo un día para que el hombre se mortifique?
¿Y sólo para que incline la cabeza como un junco,
haga duelo y se cubra de ceniza?
¿A eso llaman ustedes día de ayuno y el día aceptable al Señor?
El ayuno que he escogido,
¿no es más bien romper las cadenas de injusticia
y desatar las correas del yugo,
poner en libertad a los oprimidos y romper toda atadura?
¿No es acaso el ayuno conpartir tu pan con el hambriento
y dar refugio a los pobres sin techo,
vestir al desnudo y no dejar de lado a tus semejantes?
Si así procedes,
tu luz despuntará como la aurora, y al instante llegará tu sanidad;
tu justicia te abrirá el  camino, y la gloria del Señor te seguirá.
Llamarás, y el Señor responderá;
pedirás ayuda, y él dirá: "¡Aquí estoy!"
Si desechas el yugo de la opresión,
el dedo acusador y la lengua maliciosa,
si te dedicas a ayudar a los hambrientos
y a sacir la necesidad del desvalido,
entonces brillará tu luz en las tinieblas, y como el mediodía será tu noche.
El Señor te guiará siempre; te saciará en tierras resecas,
y fortalecerá tus huesos.
Serás como jardín bien regado, como manantial cuyas aguas no se agotan.
Tu pueblo reconstruirá las ruinas antiguas y levantará los cimientos de antaño;
serás llamado "reparador de muros derruidos",
"restaurador de calles intransitables".

Texto inicial: Edith Gero
Cita bíblica: NVI Nueva Versión Internacional, Bilia de estudio personal.
Imagen: Paisajes de Italia por Primo Masotti / vía www.bancodeimagenesgratuitas.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario