"Porque como desciende de los cielos la lluvia y la nieve , y no vuelve allá sino que riega la tierra, y la hace germinar y producir, y dá semilla al que siembra y pan al que come, así será mi palabra que sale de mi boca, no volverá a mí vacía, sino que hará lo que yo quiero y será prosperada en aquello para que la envié" Isaias55.10-11

sábado, 4 de junio de 2011

Unidad

Algo venía molestándome desde hacía tiempo , como empujando desde dentro por querer ver el sol. Como una certeza de algo, pero no encontraba ese algo. Finalmente siempre pido a Dios sabiduría para discernir lo que ocurre y trasladarla a su gente. ¿Como podría salir de mí algo si no fuera plantado por El primero y no fuera alumbrado su nacimiento en mi mente?.
     Viajé a dar unas charlas hace unos días y al hablar sobre el amor, el tema central que inspira mi vida, y que es la esencia de Dios mismo (1º Juan 4.8  "Dios ES amor") , en el momento mismo que predicaba sobre ello, sentía que algo se abría paso en mi interior. Finalmente hace unos días, una admirable contestación  a cierto tema de discusión hizo la luz en mi mente ansiosa. El centro de la discusión era si  está bién que los cristianos  compitan por los premios Arpa , Grammy y demás premiaciones. -¿No eramos acaso un cuerpo?-fué mi acotación.
     - ¡ Ya tenemos el mejor Premio! Vida Abundante en Jesus...de ahi en mas todo es extra!-contestó Gerray West-.  Estoy de acuerdo  en muchas de las cosas que se dice, pero tenemos que tener mucho cuidado de no atacar a personas porque su "doctrina", opinion, interpretacion o filosofia no van de acuerdo con la nuestra...usando sus mismas palabras, "somos un cuerpo"! Y a veces nos portamos como si la mano o el dedo gordo tuviera vida independiente! Los miembros se mueren si pierden contacto con el cuerpo! No tienen vida individual aparte de la que comparten siendo parte del cuerpo. El momento que yo decido que mi idea o filosofia o interpretacion es la unica, corro el peligro de convertirme en secta, y aislarme de la fuente de vida, que es la sangre, y esta solo fluye atraves del cuerpo!.


Dijo Pablo en la carta a los Efesios 4. -Os ruego que andéis como es digno de la vocación con que fuísteis llamados.  
Con toda humildad y mansedumbre, soportándoos con paciencia los unos a los otros en amor, 
solícitos en guardar la unidad en el vínculo de la paz. 
Un cuerpo, y un Espíritu , como fuísteis también llamados en una misma esperanza de vuestra vocación;
un Señor, una fe, un bautismo.
Un Dios y Padre de todos, el cual es por todos, y por todos, y en todos.

Por años, he escuchado miles de prédicas, estudios y charlas llenas de critica,culpa, juicio y hablando de todo lo mal que otros hacen . Y en las sabias palabras de Gerray encontré  que era lo que venía acicateándome desde hace tiempo.
      Lo que no une, divide, y una casa dividida, no puede triunfar.  Juzgar, criticar, resaltar lo malo de lo que se hace, puede en cierto modo ser educativo para retraer el pie de hacerlo, pero también,  divide. Y creo que ahí pecamos más que el pecado que señalamos...Ironicamente, aquello que atacamos buscando la unidad, y la "salvedad del Cuerpo de Cristo" es nuestro  mismo cuerpo. Nos atacamos nosotros mismos.

Atacamos aquello que defendemos, espero que puedas lograr discernir esto
O dicho de otro modo, por defender algo con tanta fuerza, lastimamos lo que debieramos proteger.

Siempre hablo sobre lo mismo, ver el vaso a la mitad como medio vacio, o medio lleno ¿Porque siempre lo vemos medio vacío? Y si lo vemos así porque así fuera la realidad ¿resaltamos al mismo tiempo las virtudes de lo que ese medio alcanzó? ¿medimos el esfuerzo personal para lograr ese nivel? ¿valoramos la medida de fe y crecimiento que Cristo puso en cada uno?
     La biblia dice que en la mano de Dios están mis tiempos. Que El pone en mí tal como en otros ,  lo que El destinó desde el principio, en su tiempo perfecto.  Y también dice, que si uno cree que actúa desde Cristo, el otro piensa exactamente lo mismo.
Desde este punto de vista, de respetar antes de criticar, debieramos hacer más por animar y levantar a los demás y menos por desanimarlos. Que cada uno dé como ha creído, y que Dios juzgue cada intención. A nosotros nos toca confrontar, amar, restaurar, y esperar mientras seguimos amando. Solo en Dios están los tiempos y cambios de cada persona. No fuimos llamados a ser policias de otros, ni investigadores de la presunta maldad de otros, fuimos llamados a ser un cuerpo, una unidad, respetando, reconstruyendo lo destruido, ayudando, sanando, llevando esa luz que es Dios y no más oscuridad.

¿Sana acaso el dedo que señala el cáncer, o la boca que confronta con suavidad al enfermo y la mamo que al mismo tiempo  lava, limpia y venda?.

Sí, estoy de acuerdo en que si veo a alguien que hace lo malo debo confrontarlo , pero también el "cómo" está en la Biblia. A solas primero, y personalmente, no hablando con otros ni publicando de otros en  prédicas, videos y demás, porque así caemos nosotros en faltas peores de las que sacamos a luz.
Cada persona  que es testigo de una acción delictiva o de pecado, debería confrontarla directamente, y si no es posible, llevarla ante las autoridades correspondientes, pero hay un procedimiento bíblico para todo esto. Y no es precisamente, las miles de denuncias y condenación que llevamos sobre otros, sin ver que por la ley de la siembra y la cosecha, eso volverá sobre nosotros . Me pregunto porqué si las leyes humanas generalmente se rigen por el principio de  que una persona es inocente hasta que se pruebe lo contrario, porqué nosotros condenamos  y rotulamos tan facilmente, sin pruebas muchas veces y dejando un estigma sobre la persona porque no actuamos bajo las reglas bíblicas de Gracia y amor aún en el proceso de enfrentar la maldad. Olvidamos que Dios tuvo la misma Gracia para con  Moisés,  quien fuera un asesino,  y para con José, el sabio y santo administrador de Egipto. Olvidamos que nuestro Señor Jesucristo, nuestro ejemplo, no juzgó la traición de Pedro, sino lo restauró en amor, poniendo la Gracia y el Amor primero que todo al enfrentarlo y preguntarle sencillamente -¿Me amas Pedro?- mientras dejaba que Sus bellos y agudos ojos confrontaran la angustia  y la culpa de Pedro. Restauró sin juzgar ni señalar.

Cada persona, tal como Dios nos hizo, somos únicos, y diferentes, el amor es el arte de armonizar esas diferencias como escribiera Sergio Sinay. El amor comprende que todos tenemos ópticas diferentes sobre una misma situación. Y que todos tenemos nuestro tiempo de ser "procesados" y cambiados por Dios. El respeto a esta unicidad, diferencias y tiempos personales, es básico del amor.
     Lo más preocupante de lo que nos divide día a día, es que quitamos el amor de la forma en que vemos a otros y nos relacionamos con otros. El amor , la esencia de Dios y su mandamiento principal y diario para nosotros en Marcos 12.30 es lo que mantiene la unidad del cuerpo, y el ser "solícitos en guardarla".
     Por ese amor soportamos lo insoportable, y amamos "soportando". Por ese amor, restauramos lo  no restaurable porque prima el amor. Y por ese mismo amor tenemos presente que todos fallamos, antes o despúes, que no hay bueno ni uno, y que por tanto, todos estamos juntos en esta carrera y TODOS DEBEMOS LLEGAR A LA META, solícitos en  pararnos si vamos más adelante para ayudar a los rezagados, y en vez de señalar con el dedo a quien se ha apartado del camino, ir a buscarle y con muchisimo respeto, pasar tiempo a su lado aún mientras divaga por el campo, amando y buscando el retorno de esa persona al Camino.
Porque el amor cubre multitud de faltas.

Creo que cuando somos duros, y criticamos todo, es porque nos falta amor, y si falta amor, el mandamiiento mayor no está siendo cumplido en nuestras vidas, entonces, antes de alzar la voz contra nuestro mismo cuerpo por lo que se hace mal, dediquémos primero conscientemente , cada uno, a cultivar el amor, por Dios primero, por nostros mismos y por los demás.
     Siempre digo que un cristiano ocupado en La Mision de llevar el evangelio y en cumplir el gran mandamiento de Amar, no tiene tiempo, para la crítica, está demasiado ocupado amando.

Quiero dejarte esta simple reflexión que en años como cantante, he asimilado. Desalentar y alentar a otro lleva el mismo tiempo ¿ que elegimos?.  Insume el mismo aire decir " yo creo que puedes mejorar esto tal vez, pero también creo que puedes hacerlo"   ó decir " yo no creo que puedas". Por mucho tiempo dejé de cantar luego de ciertas frases que me hundieron hasta que alguien volvió a creer en mí lo suficiente para darme el ánimo de continuar.
     Lleva el mismo tiempo atacar al liderazgo de una iglesia por lo que no se hace, que apoyar y orar y confrontar en amor buscando el cambio desde el apoyo y el respeto ¿ en qué lugar nos colocamos?
     Si tenemos una hora para dar un mensaje o 5 minutos para hablar con alguien ¿ lo invierto en hablarle del Cielo o del infierno?, ¿hablo del Omnipotente poder de Dios o de todo lo que el enemigo hace?. Si voy a hablar del infierno, antes debo señalar el camino al Cielo y la mravillosa esperanza que nos nutre.

Los seres humanos reaccionamos mejor, y cambiamos más rápido cuando estamos motivados a hacer algo. La crítica nos hunde, más aún cuando es pública o hecha a terceros. Pero una sana confrontaciòn de nuestros errores más un adecuado reconocimiento de los aciertos , adobado con una pizca de aliento , nos permite cambiar rapidamente de rumbo y nos dá la motivación de seguir.Un pastor amigo me señaló una vez que las personas toman mejor algo dificil que debamos decirle si primero le agradecemos su atención y le señalamos algo bueno que nos gusta de esa persona. En restauración de matrimonios cuando enseño ciertas herramientas para hablar de las heridas y pedir perdón, luego los llevo a un análisis de que les gusta y aman del otro también. Créditos que siempre deberían sumar más que los débitos. Si el crédito está antes, el débito puede hacerse sin que haya un quiebre.

La mayoría de nosotros  ha errado alguna vez el camino  no por maldad, sino porque no supimos encontrar el verdadero. Todos necesitamos en esa instancia de la vida, que tengan con nosotros la suficiente gracia amable, respeto, amor y paciencia para enseñarnos a volver a caminar por la verdad. Si yo la tengo con personas hoy, es porque otros la tuvieron conmigo antes. Agradezco con todo mi corazón cada mano que desató mis vendas de sepultura y limpió y vendó mis heridas en un amoroso silencio. Tengo un pacto de lealtad con cada una de esas personas mientras viva procedan como procedan, ahí estaré por ellos, para apoyarlos aún más si siguen brillando o ayudarlos a levantarse si han caído. Seamos puentes, no paredes. Bahías amables,  no lugares cerrados que se reservan el derecho de admisión. Manos que ayudan no dedos que señalan. Primero siempre el amor, y la inefable Gracia .

Dice Hebreos 6 -Cuando la tierra bebe la llluvia que con frecuencia cae sobre ella , y produce una buena cosecha para los que la cultivan, recibe bendición de Dios. En cambio, cuando produce espinas y cardos, no vale nada; está a punto de ser maldecida, y acabará por ser quemada.
En cuanto a ustedes , queridos hermanos, aunque nos expresemos así, estamos seguros de que les espera lo mejor, es decir lo que atañe a la salvación. 
Porque Dios no es injusto para olvidarse de las obras y del amor que para su gloria ustedes han mostrado sirviendo a los santos como lo siguen haciendo.
Deseamos, sin embargo, que cada uno de ustedes siga mostrando este mismo empeño hata la realización final y completa de su esperanza.




.

No hay comentarios:

Publicar un comentario