"Porque como desciende de los cielos la lluvia y la nieve , y no vuelve allá sino que riega la tierra, y la hace germinar y producir, y dá semilla al que siembra y pan al que come, así será mi palabra que sale de mi boca, no volverá a mí vacía, sino que hará lo que yo quiero y será prosperada en aquello para que la envié" Isaias55.10-11

lunes, 28 de febrero de 2011

Escuela de Adoradores: El corazón de la adoración


"Luego Noé construyó un altar al SEÑOR, y sobre ese altar ofreció como holocausto animales puros. y aves puras. Cuando el SEÑOR , percibió el grato aroma, se dijo a sí mismo....nunca mas volveré a maldecir la tierra"Génesis 8.21

Siguiendo en la historia "de los comienzos ",  Noé ha sobrevivido por Gracia de Dios y por su corazón obediente junto a sus generaciones al diluvio . Una nueva "recreación" comienza. Y lo primero que ocurre seguido a eso, es lo que siempre va primero. Y Noé, adoró.

La adoración nace en un corazón que ama, un corazón obediente y amoroso hacia Su Dios . Y luego se expresará en diferentes formas de nuestro "hacer". Pero cuando el corazón de la adoración no está, nuestro hacer no es agradable a Dios. A veces damos increibles conciertos, pero Dios no está allí, porque nuestro corazón está en sueños personales que queremos levantar, ó privilegiando el tecnicismo. Y Dios no está en nuestros sueños. Y Dios tampoco está en lo que hacemos.

Cuando el profeta , agotado y cansado le pidió una revelación a Dios para poder seguir, vino un gran viento, pero Dios no estaba en él, y vinieron otras manifestaciones de poder que hizo Dios, pero Dios  tampoco estaba allí.
Entonces Dios se mostró en el silbo. Una de las traducciones de ese silbo es que Dios se mostró en el más puro silencio.

En el silencio de un corazón agradecido y lleno de amor por Dios, nace un  verdadero adorador. 
Y entonces, lo que hacemos es perfume grato, ofrenda grata ante El.

Dios miró con agrado la adoración de Noé. con tal agrado, que decidió no maldecir más la tierra, y decidió pactar con el hombre para bendecirlo. Y puso el arco iris como la primer señal, de lo que El decidió, mirando el corazón amoroso de su adorador.

Cada día, examinemos las verdaderas motivaciones de nuestro corazón, y cuidémoslo, porque de él mana la vida.
Video "el corazón de la adoración"

No hay comentarios:

Publicar un comentario