"Porque como desciende de los cielos la lluvia y la nieve , y no vuelve allá sino que riega la tierra, y la hace germinar y producir, y dá semilla al que siembra y pan al que come, así será mi palabra que sale de mi boca, no volverá a mí vacía, sino que hará lo que yo quiero y será prosperada en aquello para que la envié" Isaias55.10-11

sábado, 20 de noviembre de 2010

Libre de toda acusación



Al rededor del mundo vemos a miles y miles de hijos de Dios, aún líderes, con un profundo y terrible sentimiento de desprecio personal.
Dicen:" No soy nadie, no valgo nada, no puedo, no soy capaz..."
La productividad de aquelllos que piensan así se encuentra en una parálisis total.
El enemigo de las almas utiliza su ataque máximo ,que es la tentación, pero su segunda arma es la acusación.

Hay que recordar que por la fe hemos muerto al pecado y que por lo tanto estamos sentados en lugares celestiales con Cristo. Por eso es inadmisible pensar que no somos importantes.
Gracias a Jesucristo somos constituidos aptos y capaces para desempeñar la buena obra a la que hemos sido llamados. Somos amados por Dios y ese amor nos hace ser plenos y libres de toda atadura.
Satanás no tiene poder ni autoridad para alterar nuestra posición en Cristo ni nuestra identidad en Él. Nuestro valor en el Rey de reyes es inmensamente alto.
Pero lo que si puede hacer el enemigo es engañarnos para que escuchemos y creamos sus absurdas mentiras de que somos poco valiosos o que no somos nada. Este personaje buscará los medios para hacer creer a la humanidad que su valor es poco o nulo delante de Dios y de las demás personas.
Los dos principales ataques del enemigo los realiza a la par. Uno detrás del otro. Primero dice: "Hey, ¿Porqué no lo haces? Todo el mundo lo hace... es delicioso. Nadie va saberlo ni a darse cuenta..."
Pero cuando caes en la tentación emplea sin reparos la Acusación: "Jum, miralo... y eso que es cristiano... Das asco. Mereces ser castigado. Yo que tú, no voy mas a la iglesia, es más ¿para qué oras y lees la Biblia? Hipócrita!!!"
Apocalipsis 12: 10 dice que Satanas es el acusador de nuestros hermanos, el que acusa delante de Dios de día y de noche.
El resultado de esto es que se presenten depresiones, soledad, confusión, culpabilidad, desesperación... muerte...
Se van las ganas de orar y leer la Palabra Santa de Dios y el primer amor de apaga.
La buena noticia es que para los que aman a Dios no hay condenación, para aquellos que viven de acuerdo al Espíritu. No tienes que escuchar al enemigo. El muy sinvergüenza te dice que estás inmundo y que mereces morir, pero Jesucristo te dice que Él pagó el precio y que te ama con AMOR ETERNO.
La culpa no viene de Dios, su Espíritu Santo nos redarguye de pecado, nos limpia y nos lleva a vivir una vida renovada.
Jesucristo te dice HOY:
TE HE RESCATADO DE LAS LLAMAS DEL JUICIO Y LAS ACUSACIONES DE SATANAS NO TIENEN FUNDAMENTO ALGUNO. HAS SIDO JUSTIFICADO Y YO INTERCEDO POR TI, PORQUE TE AMO. SOY TU ABOGADO DEFENSOR Y NUNCA HE PERDIDO UN CASO ANTE EL JUEZ SUPREMO DEL UNIVERSO.
ALEJA DE TÍ TODO PENSAMIENTO DE INFERIORIDAD E INDIGNIDAD. ACEPTA Y RECONOCE QUE ERES MI HIJO Y QUE NADIE TE PUEDE ACUSAR. TU VALOR Y ESTIMA ES TAN ALTO QUE PAGUÉ UN PRECIO DEMASIADO GRANDE Y DOLOROSO, POR TÍ.
YO MAS QUE NADIE SÉ TU INMENSO VALOR PARA MI ERES UNA PIEDRA PRECIOSA, LA MAS BELLA DE TODAS, QUE ME COSTÓ CADA DE MI GOTA DE MI SANGRE.

NUNCA OLVIDES CUANTO VALES PARA MI. ERES LIBRE PARA ADORAR AL QUE VIVE POR LOS SIGLOS DE LOS SIGLOS, AL SANTO DE LOS SANTOS. AQUEL QUE TE JUSTIFICA Y DECRETA QUE NADIE PUEDE PISOTEARTE. RECUERDA HIJO, QUE SIEMPRE TE HE AMADO Y SIEMPRE TE AMARÉ.
por Ariel Sierra Casanova
www.larespuestallega@blogspot.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario