"Porque como desciende de los cielos la lluvia y la nieve , y no vuelve allá sino que riega la tierra, y la hace germinar y producir, y dá semilla al que siembra y pan al que come, así será mi palabra que sale de mi boca, no volverá a mí vacía, sino que hará lo que yo quiero y será prosperada en aquello para que la envié" Isaias55.10-11

domingo, 21 de noviembre de 2010

Evangelio de la prosperidad: entre bendición y materialismo

La reciente conferencia evangélica de Lausana, celebrada en la Cuidad del Cabo – Sudáfrica, dejó a conocer que algunas partes de las escrituras estaban siendo mal interpretadas o hasta incluso deliberadamente manipuladas, al ser usadas para alimentar el materialismo. Este es el caso específico del ‘evangelio de la prosperidad’.

Tiene que haber una clara distinción entre la verdadera prosperidad bíblica y el evangelio del materialismo, afirman dos teólogos africanos.

El mensaje de que Dios bendice a los que dan, traspasa el límite de lo bíblico cuando el evangelio de la prosperidad cuando es utilizado para apoyar el estilo de vida extravagante de los predicadores, dijo Kwabena Asamoah, decano académico y profesor asociado de religión y teología pentecostal del Trinity Theological Seminary de Legon, Ghana, en la reciente conferencia de Lausana III.

Asamoah, quien también se desempeñó como investigador senior en el Centro para el Estudio Mundial de la Religión en la Escuela de Divinidad de la Universidad de Harvard en 2004, define el evangelio de la prosperidad como "la predicación, la interpretación, y la enseñanza de la Palabra de Dios que pone su énfasis en el consumismo para sugerir que la posesión de cosas materiales, y la riqueza son indicadores necesarios en el cristianismo en general y que cuentan con la aprobación de Dios ".

"La prosperidad no es ajena a la Escritura", explicó Asamoah durante la sesión titulada "La pobreza, la prosperidad y el Evangelio".

"Dios promete bendecir a su pueblo. Pero evangelio de la prosperidad distorsiona la bendición en el sentido que sólo lo ubica como bendición material".

El teólogo africano estuvo acompañado por Femi Adeleye, secretario general asociado del Movimiento Internacional de Estudiantes Evangélicos. Adeleye tiene un interés particular por la pobreza y la riqueza, y el evangelio de la prosperidad.

Adeleye se basó en Juan 10:10, un verso que a menudo se utiliza para apoyar la prosperidad material. Hizo hincapié en que la palabra griega utilizada para la vida en la Biblia es zoe, que significa la vida en el espíritu y en el alma. Zoe es diferente a bios, que se refiere a la vida física, material. Por lo tanto, lo que Jesús dice a sus seguidores es tener una vida abundante en el espíritu y no necesariamente en riquezas materiales.

"Es por ello que cuando debatimos acerca del evangelio de la prosperidad, es importante tener una educada interpretación bíblica", dijo Adeleye.

"Dar es parte de nuestra adoración, pero el evangelio de la prosperidad hace que el dar sea una actividad transaccional", comentó Asamoah. A los creyentes se les enseña que cuando hacen una ofrenda a Dios pueden esperar una rentabilidad determinada. Pero Dios bendice de acuerdo con su sabiduría y no es necesariamente la riqueza material.

"[Nosotros] no podemos utilizar la opción de comprar la gracia de Dios y esto es lo que hace evangelio de la prosperidad", dijo el teólogo de Ghana.

Fuente: Entre Cristianos
Por Fuerza Latina Magazine
www.fuerzalatina.com

Nota de Edith: Mi profesor de hermeneútica supo enseñarme algo que intento tener siempre presente "sacar un texto de contexto , es un pretexto (para hacerle decir a la Biblia, lo que no dice)". Creo que todo, debe revisarse a la luz de la Biblia, pero dentro de todo su contexto, no para apoyar lo que yo creo, sino porque la verdad nos libera.

En la administración del dinero, como en la del tiempo y las prioridades, creo que debemos aprender a ser equilibrados, y no dejarnos llevar por vientos de doctrinas,  ni anhelar solo la leche espiritual sino realmente ahondar con seriedad en la Palabra de Dios, buscar con ahinco Su voluntad y buscar la madurez.
He escuchado muchas frases  en mi vida de creyente como que no es la voluntad de Dios que haya pobres, que tenemos que erradicar la pobreza y mil cosas que no son ni por asomo, bíblicas. Jesús dijo en Marcos 14.7 que siempre habría pobres entre nosotros.... creo que con eso basta.
Yo no creo en un Dios que cuando estoy en enfermedad, pobreza o conflictos me maldice y me bendice cuando tengo. No creo que Job haya sido maldecido cuando perdió todo, sino que fue un estadio, hacia otro nivel. Nunca como ahí Job conoció a Dios.
No.
Mi Dios reina por sobre todo, y Su voluntad para mí siempre es, fue y será buena agradable y perfecta, y El, desea bendecirme siempre. Y siempre me ama, y siempre me dará lo mejor. Y yo me siento bendecida por  el solo hecho de conocerle, me supla o no, me dé o no, me sane o no. 
La escasez, la pobreza , como tanto dolor y ausencia que hay en este mundo, vienen de nuestra caída, de nuestro dar la espalda a  Dios. Un día, todo será restaurado y cambiado.
Mientras tanto, intentemos vivir una vida honesta, generosa, y equilibrada.





No hay comentarios:

Publicar un comentario