"Porque como desciende de los cielos la lluvia y la nieve , y no vuelve allá sino que riega la tierra, y la hace germinar y producir, y dá semilla al que siembra y pan al que come, así será mi palabra que sale de mi boca, no volverá a mí vacía, sino que hará lo que yo quiero y será prosperada en aquello para que la envié" Isaias55.10-11

domingo, 12 de septiembre de 2010

Hambre de Dios

Tener Hambre de Dios, así con mayúscula, buscarle como si fuera nuestra única motivación.

Anhelarle a EL más que al aire que respiramos, hasta que nos duela.

No podemos seguir indiferentes ante la Presencia de Dios, viviendo nuestras vidas como si EL no existiera.
Mientras nuestro Creador, nos mira, y toca a nuestra puerta, casi siempre sin que atendamos Su  Presencia…

Un serio llamado a clamar por  Hambre por EL.


                       
   
Powered by Podbean.com
   

Si no visualizas el reproductor, pulsa aquí para escuchar el mensaje completo .     

No hay comentarios:

Publicar un comentario