"Porque como desciende de los cielos la lluvia y la nieve , y no vuelve allá sino que riega la tierra, y la hace germinar y producir, y dá semilla al que siembra y pan al que come, así será mi palabra que sale de mi boca, no volverá a mí vacía, sino que hará lo que yo quiero y será prosperada en aquello para que la envié" Isaias55.10-11

sábado, 14 de agosto de 2010

Volver a Hechos


Quizás hayas escuchado la frase: “Cristo viene pronto” y en estos momento de mi vida no me atrevería decir tal frase. Para mi Cristo no viene pronto… viene YA!!!
Estamos viviendo los tiempos finales y la venida del Señor está a las puertas. Las señales son el pan de cada día y el Esposo viene ya por su esposa, pero ¿está la esposa lista y ataviada para la solemne ceremonia nupcial?
La Iglesia de Jesucristo está en estos momentos atravesando una de las crisis mas manifiestas en toda su historia. Falsos profetas, milagros engañosos, comerciantes de la fe y demás canceres llenan de dolor y muerte al Cuerpo de Cristo y esto trae un sinnúmero de personas que quieren acercarse a Dios pero que se llenan de estupor al ver tantas atrocidades.
Ahora, esto no significa que esto es el acabose. Hay un pueblo que se está levantando y que no quiere seguir permitiendo que el Camino sea vituperado y mancillado. Jesucristo regresa por Su Iglesia, pero… ¿hallará fe?
Soy un firme convencido de que debemos ser santos (no santurrones) para poder estar listos para esa Gran Manifestación Gloriosa de Nuestro Señor Jesucristo. Ante tantas señales que vemos no hay otra conclusión que Jesucristo está a las puertas y que estamos a tiempo de corregir nuestros errores y regresar a nuestras raíces.
En la Sagrada Biblia, en el libro de Hechos de los Apóstoles (que debiera llamarse más bien Hechos del Espíritu Santo) podemos apreciar a la Iglesia primitiva. Tengo por certeza que esta Iglesia tiene que ser un ejemplo para nosotros acerca de cómo debe ser la esposa de Nuestro Señor.
En estos tiempos difíciles y postreros hago en Nombre de Jesucristo un llamado a que hagamos un examen de conciencia y veamos a través del libro de Hechos como debe ser nuestro modo de pensar y nuestra actitud con relación a nosotros mismos y a un mundo que agoniza en medio de sus delitos y pecados. Hagamos un PARE en el camino y dejemos de ser parte de una iglesia que se ha convertido en un Club Social y pongámonos serios ante el compromiso que significa ser el Cuerpo de Cristo en la Tierra. Miremos con detalle y estudiemos a la Iglesia que se describe en la Palabra de Dios, esa Iglesia que amaba a Jesucristo y daba aun su vida por Él. Esa congregación que ponía en práctica el amor al prójimo y que era organizada en todo lo que hacía. BASTA YA de pensar que por una simple oración que hicimos un día, sin dar frutos de ello, que vamos a heredar el cielo y una corona de 150 kilos. No tengamos una actitud conformista ni facilista y volvamos a nuestro primer amor con Dios.
Dicen que una acción vale más que mil palabras. Por eso nosotros debemos ser consientes que las palabras no son suficientes. Hay que actuar. Hay que VOLVER A HECHOS.
por Ariel Sierra Casanova.
www.larespuestallega.blogspot.com
"Sigue cantando" en Bahía Esperanza Home
"Duke estío" en la bitácora de la Bahía

No hay comentarios:

Publicar un comentario