"Porque como desciende de los cielos la lluvia y la nieve , y no vuelve allá sino que riega la tierra, y la hace germinar y producir, y dá semilla al que siembra y pan al que come, así será mi palabra que sale de mi boca, no volverá a mí vacía, sino que hará lo que yo quiero y será prosperada en aquello para que la envié" Isaias55.10-11

jueves, 15 de julio de 2010

Hoy, el socorro viene del Señor.


"Alzaré mis ojos a los montes, de donde vendrá mi socorro? Mi socorro viene del Señor quien hizo los cielos y la tierra. Salmo 121:1,2

Un barco naufragó cerca de una pequeña isla y solo un sobreviviente quedó. Este sobreviviente pudo nadar hasta la isla desierta y allí oró fervientemente al Señor para que alguien lo rescatara. Cada día él se paraba en la orilla de la playa y miraba a un lado y al otro esperando ver alguna señal de barco que pudiera rescatarlo, pero en vano pasaban los días y la ayuda no llegaba. Exhausto y frustrado, él comenzó a construir un pequeño refugio para protegerse de los vientos, la lluvia y el sol y allí guardo algunas de las pocas posesiones que logró rescatar del naufragio. Un día, salió para otros lugares de la isla a fin de buscar comida y cuando regreso encontró que su pequeño refugio había sido consumido por el fuego de la fogata que él había prendido en la noche. La columna de humo se elevo a los cielos y con el humo sus esperanzas, ahora estaba sin nadie que lo rescatara y sin donde refugiarse y con nada de comida. Con tristeza y enojo él clamó: Dios porqué me haces esto a mi.

El próximo día, él se despertó con un ruido. Era un barco que se aproximaba a la playa. Venían a rescatarlo. Cuando les preguntó: Como supieron que yo estaba aquí? Los hombres del barco dijeron. Nosotros vimos ayer una columna de humo que se levantaba y eso nos sirvió de señal. Es muy fácil estar desanimado cuando las cosas parecen ir mal. Pero no deberíamos perder el corazón en medio de tales circunstancias, porque nuestro socorro viene del Señor que hizo los cielos y la tierra. Hoy necesito recordar que la próxima vez que el humo se levanta luego de haber consumido mis esperanzas, pueden convertirse en la señal de humo que anuncia la gracia de Dios para mi vida.

Cuantas veces me he sentido en la vida como este hombre solitario en medio de una isla desierta esperando recibir la ayuda humana que venga del norte o del Sur, del Este o del Oeste y mientras más miro mi mirada se pierde en la distancia mientras mis brazos caen llenos de desesperanza. Pero hoy la Palabra de Dios dice. Alzaré mis ojos a los montes. De donde vendrá mi socorro? MI socorro no viene de los hombres, mi socorro viene del Señor que hizo los cielos y la tierra. Él no me dejará ni me desamparará y usará cualquier señal de humo para traer su gracia y poder en acción en mi vida.

Señor, a veces la vida parece dura, pero la vida sin ti es solitaria como un naufrago en una isla desierta. Sin embargo, puedo aún en ese isla solitaria elevaré mi mirada y voz a ti que estas en los cielos y tú en tu amor me envías tu socorro. Que seguridad más grande puedo tener y saber que el creador de los cielos y de la tierra se interesa por mi. Por eso hoy estoy convencido que mi socorro y my ayuda vienen de ti. Gracias Señor. Amén

por Miriam C. Lopez desde Cánada. 

1 comentario:

  1. Gracias a Dios por tener este espacio tan maravilloso y hoy encontré lo que necesitaba leer.. De dónde vendrá mi socorro ? mi socorro viene del Señor que hizo los cielos y la tierra.
    Agradezco los emails que me envias de "desayunando con Dios" BENDICIONES!!!!
    Un abrazo

    ResponderEliminar