"Porque como desciende de los cielos la lluvia y la nieve , y no vuelve allá sino que riega la tierra, y la hace germinar y producir, y dá semilla al que siembra y pan al que come, así será mi palabra que sale de mi boca, no volverá a mí vacía, sino que hará lo que yo quiero y será prosperada en aquello para que la envié" Isaias55.10-11

viernes, 25 de junio de 2010

Oración: "FORMULA 70/30"


Nuestra vida es una corriente de aguas. Algunas veces impetuosa otras veces calmada. Cuando es calmada solemos relajarnos y disfrutar pero cuando pasa lo contrario solemos en muchas ocasiones llenarnos de preguntas  y quejas. 

¿Qué reacción tenemos cuando le pedimos a alguien que nos cancele una deuda y este personaje nos dice: -Tranquilo, tu plata no está perdida, simplemente no tiene brújula?
Cuando hay una circunstancia difícil, o que se te sale de las manos  ¿Cuál es tu reacción?

Yo tengo un método o sistema que aplico a la hora de vivir situaciones adversas. Me ha dado resultados que en su momento me han “salvado la vida”.
La oración es como el alimento para el cuerpo físico. Es la cámara de recuperación del alma. El refresco perfecto para el espíritu.
Una de las mejores herramientas para reaccionar  de la mejor forma es aplicar lo que llamo la formula 70/30 al momento de orar.

Cuando hay dificultades por defecto se presenta el efecto “pedir”. Es algo natural. Si estás en una excursión en África y llegas a una tribu de caníbales tú le pides a Dios que te escuchen atentos y tengas capacidad de convencimiento cuando les hables de los benéficos de ser vegetarianos. (Aunque tú seas un adicto al churrasco asado). Cuando tienes hambre y ya tienes tres días sin comer absolutamente nada, te provoca pedir que una piedra se convierta en un pavo asado. Cuando la mujer va al salón de belleza ya que su cabello se encuentra insoportablemente rebelde, pide que el peinado le dure mínimo siete años intacto. 

La biblia enseña que Nuestro Señor dice que le pidamos:
Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá. (Mateo 7: 7)
Si permanecéis en mí y mis palabras permanecen en vosotros, pedid todo lo que queráis y os será hecho (Juan 15:7)
Hasta ahora nada habéis pedido en mi nombre; pedid, y recibiréis, para que vuestro gozo sea completo (Juan 16: 24)

Dios es capaz, y de sobra diría yo, de dar. Si Él dice que pidas es porque tiene la capacidad y la autoridad para darte. De lo contrario no lo diría.
Pero quiero recomendarte que apliques la fórmula 70/30 cuando te acerques a Dios en oración al momento de pasar por dificultades.
Cuando ores utiliza un 70% en darle a Dios y un 30% para pedirle. Por cada diez minutos de oración usa solo tres para pedir. Te aclaro que esto no es un dogma, es simplemente una recomendación de mi parte.
Emplea un mayor tiempo en darle a Dios toda la alabanza y adoración que haya. Hay que aprender a darle a Dios para aprender así mismo a pedirle. Una forma para enriquecer la acción de alabar y adorar a Dios es utilizando la Biblia como guía. Yo suelo tomar la Palabra de Dios, en especial los salmos como una base para orar. 

Por ejemplo el Salmo 23 empieza así: El Señor es mi pastor; nada me falta. Me hace descansar en verdes pastos, me guía a arroyos de tranquilas aguas, me da nuevas fuerzas y me lleva por caminos rectos haciendo honor a su nombre.
Yo al orar digo: “Amado Padre Celestial, Tú y solo tú eres mi pastor, por eso Señor se que contigo nada me falta. Tú me haces descansar en tus brazos de amor y me fortaleces. Por eso te alabo y de bendigo mi Dios…
Trata de utilizar tus palabras y no seas acartonado. Recuerda que estás hablando con el Ser más Maravilloso y que es tu Papá. La Biblia enriquece tu vocabulario al momento de adorar y darle loor a Dios.
Esta fórmula te puede brindar ayuda importante para entrar en la Presencia de Dios y te dará paz en medio de la tormenta. Ese 30% será más que suficiente teniendo por sentado el 70% en darle la GLORIA, HONRA, HONOR, PODER Y MAJESTAD AL REY DE REYES Y ÚNICO DIGNO DE RECIBIR DE NUESTRA PARTE TODA ALABANZA Y ADORACIÓN. 
Por Ariel Sierra Casanova

No hay comentarios:

Publicar un comentario