"Porque como desciende de los cielos la lluvia y la nieve , y no vuelve allá sino que riega la tierra, y la hace germinar y producir, y dá semilla al que siembra y pan al que come, así será mi palabra que sale de mi boca, no volverá a mí vacía, sino que hará lo que yo quiero y será prosperada en aquello para que la envié" Isaias55.10-11

jueves, 10 de junio de 2010

Llegando a ser salvos, "Oración de Salvación"



Oración de Salvación — ¿Es Cristo la Piedra Angular?
¿Qué es la Oración de Salvación? ¿Qué hago para ser “salvo”?


En un punto u otro, todos nos hacemos esta pregunta.

“Si confiesas con tu boca que Jesús es el Señor, y crees en tu corazón que Dios lo levantó de entre los muertos, serás salvo” (Romanos 10:9).


“De veras te aseguro que quien no nazca de nuevo no puede ver el reino de Dios —dijo Jesús” (Juan 3:3









Oración de Salvación — Volver a lo Básico
La Oración de Salvación es meramente un camino para renacer en Jesucristo. Para volver a nacer, debes confesar a Jesús como tu Señor y creer que lo es. Cuando tú le pides a Dios que entre a tu corazón, estás permitiéndole ser el Señor de tu vida. Desafortunadamente, la iglesia en la actualidad ha complicado el mensaje de la Salvación con varias capas de “cosas” adicionales.

Por lo tanto, ¡regresemos a lo básico!

A. La salvación es el “pase” para entrar al cielo cuando dejas este mundo.

B. La salvación ocurre cuando una persona escucha el mensaje de salvación, lo cree y toma la decisión de recibir a Jesús en su corazón.






Oración de Salvación — Los Pasos Simples:
Reconoce en tu corazón que Jesús es el Señor
Confiesa con tu boca que Jesús es el Señor
Cree que Jesús murió por tus pecados y fue resucitado tres días después
Arrepiéntete de tus pecados y bautízate en el nombre de Jesús


Oración de Salvación — Herramienta Sencilla para Comunicar Nuestra Fe
La Oración de Salvación no es un ritual basado en palabras específicas. No consiste en el poder de una oración, sino en el poder de comprometer verdaderamente nuestras vidas a Cristo como nuestro Salvador y Señor. Lo siguiente es simplemente una guía para nuestro sincero paso de fe: “Dios, reconozco que no he vivido mi vida para ti hasta ahora. La he vivido para mí mismo y eso está mal. Te necesito en mi vida, te quiero en mi vida. Reconozco el trabajo completo de tu hijo Jesucristo al dar su vida por mí en la cruz del Calvario y estoy deseoso de recibir el perdón que tú has puesto a disposición de manera libre a través de este sacrificio. Señor, ven a mi vida ahora. Habita en mi corazón y sé mi Rey, mi Señor y mi Salvador. De este día en adelante, no seré controlado más por el pecado, ni desearé complacerme a mí mismo, sino que te seguiré todos los días de mi vida. Esos días están en tus manos. Te pido esto en el nombre precioso y santo de Jesús. Amén”.


Si decidiste convertirte en cristiano el día de hoy, bienvenido a la familia de Dios. Ahora, como una forma de crecer más cerca de él, la Biblia nos dice que sigamos adelante con nuestro compromiso
Bautízate como lo ordenó Cristo.
Dile a otra persona de tu nueva fe en Cristo.
Pasa tiempo con Dios cada día. No tiene que ser un largo periodo de tiempo. Simplemente desarrolla el hábito diario de orar y leer su Palabra. Pídele a Dios que incremente tu fe y tu comprensión de la Biblia.
Busca estar en comunión con otros cristianos. Sé parte de un grupo de amigos Cristianos que responda tus inquietudes y te apoye.
Encuentra una iglesia local en la que puedas adorar a Dios.


tomado de AllAboutGOD


www.allaboutgod.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario