"Porque como desciende de los cielos la lluvia y la nieve , y no vuelve allá sino que riega la tierra, y la hace germinar y producir, y dá semilla al que siembra y pan al que come, así será mi palabra que sale de mi boca, no volverá a mí vacía, sino que hará lo que yo quiero y será prosperada en aquello para que la envié" Isaias55.10-11

martes, 29 de junio de 2010

Discipulado: ¿QUIEN GUIA MI VIDA?

"Jehová de los ejercitos juró diciendo: Ciertamente, se hará de la manera que lo he pensado, y será confirmado como lo he determinado. Poque Jehová de los ejercitos lo ha determinado. Y su mano extendida ¿quién la hará retroceder?" Isaias 14.24-27

Cada mañana solemos levantarnos y dormirnos, con una agenda personal nutrida y propia. Decidimos  quien ocupa nuestra mente, el proyecto que priorizaremos, y con quien lo haremos. Que comeremos, y que esconderemos.

Si lees el artículo "un sueño", notarás el hincapié que siempre hago, en renunciar a todo lo personal que pretendo levantar. ¿Porqué?.
Es simple, o mi vida la decido yo, en todo su humanista  y limitado sentido, o la decide Dios.
La mayoría de las millones de personas que pueblan este planeta, viven al volante de sus propias vidas, ignorando al  Dios que nos creó. Y nos toman a los pocos que dejamos que Dios gobierne, como fanáticos.

Fanático, para mi visión, es un ser humano que pretende manejar su vida, excluyendo a Dios.
Tan fanático como sentarse contento a manejar  un auto que tiene los frenos cortados....
Y un tanto mas peligroso, porque lo que te juegas, es tu eternidad.

¿Quién está al volante de tu vida hoy?
¿Quien decide que harás y como, que elegirás y como?
¿Ante que altar rindes tu incondicionalidad ?

Algunos se rinden delante de sí mismos. Se autoexaminan y aprueban. Pero nadie puede ser sabio en su propia opinión dijo el Señor en Proverbios 3.7

Esta mañana conversaba con mi hijo sobre mi artículo de los sueños y acerca de rendir nuestra vida o seguirla manejando nosotros.
Ambos coincidimos en que por años tratamos de "empujar" lo que queríamos, y nos dimos de frente contra varias paredes.

Mi memoria giró al día en que estudiaba la aparición del ángel a María, y su contestación  al anuncio  de que el Espíritu la cubriría, y ella engendraría al Hijo de Dios. María dijo :-"hágase en mí conforme a tu palabra"
Y esto puede parecer tan encantador, si no miramos un poco más el cuadro.
Una jovencisima mujer  virgen de 14 a 15 años, prometida en casamiento, quedaría embarazada luego de esas palabras. ¿ Lo entendería José? ¿y los demás?
Sus anhelos, su tranquila vida , terminaron en aquellas palabras con las que ella renuncio a sus sueños, para aceptar vivir con una espada que traspasaria su corazón (Lucas 2.35)
Desde que lei aquel artículo aprendi a decir siempre "más hágase siempre Tu voluntad mi Dios, y nunca la mía"

Es cierto lo que me decía mi hijo, desde ese tiempo, casi nada de lo que soñe, o quise, permaneció.
Pero también es cierto, que cosas que ni me atrevía a soñar, aparecieron.
Mucha gente se fue de nuestro lado, pero mas fueron las personas increibles que solas llegaron.

Somos limitados como humanos, para ver, para pedir, para soñar, para manejar nuestra vida.

Esta mañana podemos elegir no huir de los planes de Dios.  Dejar de escondernos en nosotros mismos, y rendirnos ante el Dios del Universo, dejando que El tome el completo control de nuestras vidas.
Porque nuestras vidas, están seguras Bajo Sus Alas.
por Edith

No hay comentarios:

Publicar un comentario